Un paseo vespertino y veraniego por nuestro viñedo

La luz del atardecer nos incita a caminar por el viñedo y una cálida brisa agita los árboles y las cepas interpretan su propia melodía a nuestro paso.

Nos dirigimos a uno de nuestros puntos sensoriales y mágicos en Valtuille de Abajo desde donde el viñedo se convierte en una mar de vegetación inquieto y vibrante.

La flora del lugar nos acoge y los tallos vibran como una melodía manouche de Django Reinhardt.

 

Y las uvas danzan como un barco en el mar de viñas esperando la llegada de la noche.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × uno =