Danzar entre barricas

Nos gusta imitar a los equilibristas entre las barricas, compartir emociones y placeres líquidos. Recordar las cosechas, las vicisitudes de las añadas, las inclemencias climatológicas y la juventud de los vinos. Abrimos cada barrica, abordamos la experiencia mientras empuñamos una copa y extraemos el vino del interior mediante una pipeta, como una extensión de nuestro brazo, de nuestra sangre.

Las barricas son de roble y no todos los vinos son aptos para madurar en su interior. El vino debe tener aptitudes y visión de futuro. Debe ser capaz de integrarse con el oxígeno y avanzar, crecer y evolucionar.

La madera cede su sabor y aroma, y su esencia se integra lentamente, como si el tiempo no fuera una barrera, con el vino.

La madera de roble más utilizada procede de bosques franceses, americanos y del norte de Europa. Actualmente existen experiencias con roble español. Esto os lo contaremos en el próximo artículo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 + seis =