Los suelos del Bierzo: el factor de calidad

La Denominación de Origen Bierzo se sitúa en el noroeste de la provincia de León y es un nexo entre Galicia, Asturias y Castilla y León. Los suelos del Bierzo son el punto clave que aporta la calidad a la producción vitívinicola de nuestra región.

La orografía de nuestros suelos es variada. Podemos diferenciar tres zonas con variaciones entre valles y montañas: Bierzo alto, Bierzo altimontano y el Bierzo bajo (hoya berciana).

Los suelos del Bierzo en invierno | Bodegas Peique

Tipología de los suelos del Bierzo

Los suelo del Bierzo son de diversos tipos, dependiendo de la situación o ubicación de los mismos. Entre los más destacados, se encuentran los siguientes:

  • Hoya o fosa tectónica: formada por materiales terciarios o cuaternarios (arcillas, cantos rodados y aluviales).
  • Montaña: formada por los materiales más antiguos como cuarcitas y pizarras y en algunas zonas altas aparece el granito y la caliza. Este tipo de suelos son pardo-oscuros y poco profundos. Además, los afloramientos rocosos de la pizarra son frecuentes en las laderas de las montañas. En el fondo de los valles los suelos son más profundos y fértiles.

Los viñedos se sitúan sobre los suelos del Bierzo de tierra parda húmeda. Sus pH son moderadamente ácidos con ausencia de carbonatos y la textura franco-limosa.

La poda y los suelos del Bierzo | Bodegas Peique

Los factores de calidad están en las laderas de poca inclinación próximas a los ríos o en viñas de pronunciada inclinación y en altitudes comprendidas entre 450 y 1.000 metros.

El Bierzo es una tierra muy fértil. En nuestra tierra se producen diferentes variedades de uva adaptadas al clima y suelo. Las variedades autorizadas para la elaboración de vinos por el Consejo Regulador son: Mencía, Garnacha tintorera, Godello, Doña blanca, Palomino y Malvasía.

En Peique, realizamos los vinos de nuestra bodega con la Mencía y Godello, dos de las variedades más características.

Deja un comentario

uno × 4 =